viernes, 26 de marzo de 2010

Volando voy, volando vengo!...


















En el mes de agosto del año 2009, puede hacer las primeras dos fotos en un puesto de Tarifa. Las susodichas empezaban su largo viaje al continente Africano. Qué alegría cuando avistabas un gran bando y te ponías a contabilizarlas. Podías ver a la cabeza del grupo que se lanzaba a cruzar el estrecho y por algún motivo no se sentía segura y se daba la vuelta haciendo que  se girasen  todas. Volvían a coger altura y hacía África. Pudimos contar más de 2000 individuos en un sólo bando.
Por otro lado, las otras fotos son de hace unos días. Muchas de ellas se habían quedado todo el año. Para dato curioso que aprendí el otro día, ya que fue un comentario enriquecedor de un profesor que tengo que a su vez es ornitólogo, nos contaba que si te fijas en las cigueñas recién llegadas tienen las patas naranjas. Según vamos entrando en el verano, el color de las patas se torna de un color blanco- amarillento ya que se pringan sus propias heces por razones térmicas. Siempre se aprende algo nuevo.

5 comentarios:

  1. Muy entrañables los bandos de cigüeñas, y muy nutridos. Son espectaculares, y aunque sean bastante comunes, no dejan de maravillarme.
    Estás muy rumbero, ¿Será la Semana Santa?
    Saludos y a sacarle partido.

    ResponderEliminar
  2. Siiiiiiii!! esperemos que nos haga bueno!!es lo único que pido!, que hay que sacar partido a estos dias... Animal admirable y con tan saber estar. De poder estar en el tejado de una iglesia cómo en un vertedero! chapó por ellas!

    ResponderEliminar
  3. Qué curioso tu último dato. Me fijaré la próxima vez que vea alguna. Y por cierto, qué triste lo del primilla, cuántas aves mueren atropelladas, pfff...no sé cuál es la solución a ésto. Está claro que desarrollo humano (al menos al ritmo actual) y nauraleza es incompatible.

    Oyee!! Y ese lobo de la cabecera?? Jo lo que daría yo por ver uno!!!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Hola Miazuldemar!
    pues si quieres ver (o intentarlo por lo menos...no me importaria darte una vuelta por la Sierra de la Culebra...ya que las posibilidades son mucho mayores...!
    un saludoi

    ResponderEliminar
  5. Hola! En la Sierra de la Culebra ya he estado un par de veces, y no ha habido suerte. Rastros muchísimos (huellas y excrementos) pero de verlos físicamente nada. Y eso que un par de veces me levanté a las 5 de la mañana para estar al amanecer ya divisando, pero nada. Creo que no esperábamos en el sitio correcto.

    Algo vi una vez esconderse entre la maleza, y no me dió tiempo ni siquiera a identificar, aunque lo mismo era un zorro pero por el color no sé yo. Me quedé con la duda.

    Muchas gracias por el ofrecimiento.
    Saludos!!

    ResponderEliminar