lunes, 23 de agosto de 2010

Espejito espejito...




La naturaleza nunca te deja de sorprender. Mi asombro fue tal, en el momento que descargué los vídeos de fototrampeo y vi al susodicho ejemplar picoteando y mirándose cómo si de un adolescente humano recién peinado y rociado de perfume se tratase delante de un espejo antes de salir a la calle. Lo más seguro es que se sintiese atraído por su imagen especular en el sensor de la cámara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario