martes, 1 de mayo de 2012

El Águila y el Lobo : naturaleza sabia

- El Águila y el lobo -

 Prólogo

        Me gustaría compartir con todos vosotros, los lectores que invierten un poco de su preciado tiempo en leer mis pequeñas vivencias, una relacionada con la joya más preciada de nuestros campos, y sobretodo baste este pequeño relato verídico acontecido allá por el mes de agosto del pasado año, al estilo de Félix Rodríguez de la Fuente, para que a todas aquellas personas con ideas contrarias a la existencia del lobo, sepan de un modo directo, todos los problemas diarios a los que se enfrenta un lobo desde que nace hasta que muere, y que por desgracia, más del noventa por ciento son de origen antrópico ( furtivos, venenos, lazos, carreteras, caza ) y sabiendo que por todos estos factores, el lobo siempre muere, y sin embargo, en el resto de origen natural la mayoría de las veces el lobo sobrevive ( y lo corroboro con dicho relato). Espero que os guste. 

 El Águila y el lobito 

  …“ Una calurosa mañana de mediados del mes de julio, ya con agosto en las espaldas, en algún lugar de la profunda Castilla y León de cuyo nombre no quiero acordarme, sucedieron los hechos que hoy nos ocupan. Hacía poco más de dos meses que la señora loba había parido cuatro retoños. Inquietos, juguetones y queriendo descubrir nuevo mundo , los cuatros hermanos salían, entraban y correteaban alrededor de la lobera , siendo vigilados a la distancia por el majestuoso macho alfa “…


        En una espera fallida, por la mañana, sin ver ningún ejemplar por la zona, preguntándote; ¿dónde se habrán metido estos bichos? ; dejas pasar las horas, con la esperanza de poder ver alguno merodeando, pero, nada de nada. Ya sobre las doce del mediodía con un calor de infarto, a lo lejos del páramo, con ese color amarillento por los restos de cereal ya cortado, veo una bola de pelo oscuro corriendo hacia un pinar cercano.¿ Qué es eso? Cojo los prismáticos para poder cerciorarme que era aquella bola, ya que había una distancia considerable. Es una cría de lobo. Nada más y nada menos que a casi 800 metros del cubil. Se pierde entre los pinos. Me quedo todo el día con muchas preguntas sin respuesta. Tras varias esperas consecutivas pudimos observar que siempre había un hermano que se separaba del grupo familiar, sin duda el típico explorador. Y nada de distancias cortas. A este le gustaba descubrir mundo solo, sin saber los peligros que eso conlleva. 

  …” Cómo en todas las buenas familias con varios hijos, ninguno de los hermanos es igual. Aquí se dio el caso ya que mientras tres de los cuatro hermano pasaban el día juntos, jugando, saltando y mordiéndose, el cuarto hermano, además de su típico comportamiento de cachorro también le gustaba investigar su territorio”… 

        Una vez recogidos todos y dispuestos ya a dormir tras una ajetreada noche, se hace un recuento de los ejemplares y falta el cuarto hermano, el explorador. Pasan los minutos y a lo lejos, en el páramo, el intrépido, viene en dirección a su casa. Aquí es donde empieza la verdadera historia. Con el ojo puesto en la lente del telescopio , voy enfocando al cachorro cuando de repente una sombra se cruza muy cerca de su lomo. Los prismáticos me permiten ampliar el campo de visión y..; la gran sorpresa! Un joven de Águila Real había hecho un primer lance a su presa, sin éxito. Acto seguido el águila coge altura y se dispone a hacer un segundo lance. Se tira como una bala hacia el cachorro y le da un revolcón, hiriéndolo posiblemente con sus poderosas garras, pero volviendo a fallar en su intento de cazarlo. No hubo un tercer intento ya que le dio tiempo, al cachorro, para refugiarse en el pinar cercano. No duro más de un minuto, pero fue como un día entero. 

       Aquí se pone en juego el afán aventurero del cachorro, sin experiencia previa sobre los peligros de su alrededor y la inexperiencia de la joven Águila Real, ya que si hubiese sido un adulto, pienso que otro gallo hubiera cantado. Llegó la hora de irse a casa y otra vez miles de preguntas merodeando en la cabeza ¿estará muy herido?, ¿se salvará?, ¿encontrará a sus padres? ... 

        Pasados unos días, llega la alegría, dibujándose una gran sonrisa en el momento que ves de nuevo a los cuatro hermanos juntos, peleándose por un hueso. Seguramente, una gran lección habrá aprendido el explorador: no desobedecer y hacer caso, mientras esté al amparo de sus progenitores. 

 Conclusión: 

La idea general en la cual quiero poner énfasis es el punto inequívoco y verdadero que existe entre los dos pilares principales de problemas a los que se enfrenta un lobo: ANTRÓPICOS Y NATURALES. En los factores en los cuales entra en juego el ser humano, el lobo siempre sale mal parado, mientras que en los de origen natural puede existir una segunda oportunidad. 



 EN UN PAR DE SEMANAS VOLVEMOS A SER PADRES TODOS. Suerte lobas.



Los protagonistas de la historia


Los hermanos ( Cubs ). Pensamos que el " explorador " por ciertas características físicas, el "dueño del cotarro", podría ser el que adquiere una postura de jefe dominante, mientras los otros se hacen sumisos.



La preciosa pareja alfa ( Alpha male & female )



4 comentarios:

  1. Una conmovedora historia Juan. Es agradable el final feliz para el lobezno, aunque no para el joven de águila real. En el fondo, personalmente, me alegra el fallo de la rapaz pero, para las leyes de la naturaleza, nuestra piedad no cuenta, ella es mas práctica y reparte recursos para todos los animales al margen de la utilidad que les de cada uno.

    Es una suerte que puedas disfrutar de estas espectaculares secuencias, espero que duraderas, más allá de los malos tiempos que corren para el lobo; como siempre.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Bonita historia y un verdadero privilegio poder observar esas escenas en la naturaleza, esperemos que el sentido común se imponga y otros muchos puedan seguir contemplandolas. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que da gusto verlos así de libres.
    Como siempre gran trabajo. Un placer leerte.
    Saludos Juan.

    ResponderEliminar
  4. Un privilegio poder observar a esa camada y el lance con el águila real.Un saludo.

    ResponderEliminar